LIBERTAD




Era meridiano el quebranto.
La melodía incesable de violines desafinados.
El discreto encanto de la desidia.
La inefable verdad de la mentira.

Era concluyente la escisión.
El ocaso de la belleza.
La disyuntiva moderna.
El onanismo exacerbado.
El juicio mal avenido.

Es libidinosa la parsimonia.
La publicidad engañosa.
Su falsa comparsa.

¿Lo es?
¿Eres yo o tengo que ser tú?

En fin.
La confusión hecha costumbre
para quebrar mentes apoltronadas en pupitres
esperando la campanada que acompase el ritmo de su libertad.
La vida moderna cosiendo las tripas 
de una sociedad al borde del insomnio globalizado.

Comentarios

Entradas populares