IMPERIO EN LLAMAS



Intenté desprenderme de tu hedor.
Salir impune de tus mil caricias.
-
Deseé pellizcar tu piel hasta deformarla.
Deshacer tus besos con mis labios de lija.
-
Debí soltarte en tu último suspiro
Dejar atrás la inflorescencia de la espiga
-
Intenté invadir tus sentidos.
Revertir la pureza de cada instante.
-
Deseé tiznarlo todo de negro invertido.
Variar la intensidad de la constante
-
Debí cambiarte para no huirte
Bailar un último tango con los agravantes.
-
Y ahora observo este imperio en llamas.
Observo su belleza desde la distancia.
Observo el ocaso de una creencia.
Esperando inmóvil a que el viento juegue con mi conciencia.
-
Para después reencontrar la soledad a bocados.
Olvidarte para echarte de menos.
Enterrarte para que la memoria haga juego.
Y con el tiempo volver a cometer los mismos pecados.
-
-
-
-
Soy un funambulista en constante equilibrio,
y tu, amor mío, eres el viento que sopla
meciéndome en mi alambre de espino.









Comentarios

Entradas populares