ALODINIA





Es de noche.
Rojo, caoba, azul.
El espejo se vuelve líquido.
Siento angustia -pero placer-

Sigo tu vestido olor limón.
Mis pasos son livianos.
Tu pelo cobrizo bailando.
Me resbalo bajo tu edredón.

Abre los ojos -susurro-
Desnuda tu piel -y mi alma-
El segundero anquilosado.
Y una guerra fría ahí fuera.

La puerta se abre -la luz penetra-
 Se hacen visibles -nuestras arrugas-
Como las sábanas usadas.

Ella grita -el mundo se acaba-
Enciendo un cigarro -proceso mi tiempo-
Que esta sea mi tumba -nuestro féretro-



















Comentarios

Entradas populares